El primer trimestre

  • La cocina en el primer trimestre pinta muy poco ... la verdad es que los niños tendrían que prolongar la lactancia materna el máximo posible y empezar con los alimentos complementarios hacia los seis meses. Esto, que es el ideal, a menudo no se cumple por que el amamantamiento se acorta por diferentes motivos ...
  • La leche maternitzada o adaptada es leche de vaca modificada para hacerla más digerible,  a la que se añaden diferentes micro-nutrientes, siempre tratando de imitar al modelo de la leche humana.
  • En el primer trimestre la leche se prepara al 13% y el contenido calórico optimo es de unos 65kcal/100 ml. Esto quiere decir que si un lactante de 2 meses necesita 110-100 kcal/kg/día para crecer adecuadamente,  podemos transformar estas calorias en mililitros de leche por una facil regla de tres. Si 100 ml. de leche dan 65kcal, ¿cuántos ml. de leche se necesitan para obtener 110 kcal? La respuesta se 170 ml. Si substituimos las calorías por mililitres de leche tendremos que el lactante necesita 170 ml de leche/kg/día. Lo cual, traducido a un niño promedio de 2 meses con 5 kg de peso serían unos 850ml de leche. Si aplicamos esta regla entenderemos las diferencias de ingestion de leche entre lactantes. Si,  efectivamente, ya que a los dos meses tan normal es que un niño pese 4,5 kg como 6 kg ... y la diferencia en ingesta total de leche al día puede ser de 200 ml ... En general lo mejor se dejarse llevar por la demanda que el lactante hace, ofreciendo siempre un poco menos de lo que hemos calculado. Si nos quedamos cortos no hay problema por que más tarde o más temprano nos lo hará ver llorando de hambre, y tendremos que subir la cantidad. Pero siempre es mejor ligarlo corto que no sobrado, asi los niños suben con más 'gana' y más interés por la comida que no los que van sobrados, apretados y sobreprotegidos.
  • Existen muchas marcas comerciales de leche infantil y todas cumplen con los requisitos mínimos que establece la EPSGAN, que se la Sociedad Europea de Gastroenterología y Nutrición. Esto no quiere decir que todas sean igualas. No. Es complejo y hay que invertir bastante tiempo para llegar a tener conocimientos suficientes sobre el mercado de leches para aconsejar a las madres de forma fiable. Por eso es frecuente que por desconocimiento o falta de tiempo para ponerse al día, algunos pediatras dejen a criterio de las propias madres, de la enfermera o de la farmacia, la elección de la leche para su hijo, alegando que 'todas son buenas' y/o 'todas van bien'. Lo único de cierto que hay en este alegato es que todas cumplen con unos mínimos, por que sino no se podrían poner a la venta. Pero también es cierto que unas van mejor que otras. Aunque sea difícil demostrarlo sobre el terreno. Para esto tendríamos que amamantar a dos gemelos con dos leches diferentes ... y esto no es razonable, ni ético.
  • Si no hay antecedentes de alergia en la familia se puede empezar a dar pequeñas cantidades de zumos de fruta con cucharilla a partir de las 8-10 semanas de vida (tres o cuatro cucharaditas al día), con la intención, no de que tome mucho de zumo sino de que se acostumbre a la cuchara y al sabor de la fruta desde bien pequeño, por que ahora nos resultará mucho más fácil hacerlo que cuando tenga ya 4 o 5 meses. Si esta fase la hemos conseguido con éxito, el inicio de la cuchara con purés de fruta a los 4 o 5 meses será mucho más fácil. El lactante no se extrañará del nuevo sabor, porque ya esta acostumbrado al gusto del zumo. Cosa que no es lo normal, pues cuando se llega a la edad de los purés con cuchara y solo ha conocido el sabor de la leche, el primer movimiento es de rechazo ... y el porcentaje de fracaso al introducir otra cosa que no sea leche es mucho más alto. La introducción de los zumos, previo a las papillas o purés de los 4 o 5 meses, puede ser discutida por los que creen que el sistema digestivo todavía no esta lo bastante preparado para digerir otra cosa que no sea la leche, pero la practica cotidiana y la tradición de hacerlo durante muchos años no demuestra que los lactantes tengan ningún inconveniente al digerir zumos de fruta, zumos vegetales que no tienen la complejidad de las proteines animales ni la de los carbohidratos de los cereales. Seguramente ha sido el esfuerzo por promocionar la lactancia  materna el que ha hecho que algunas guías alimentarías dejen de incluir la introducción de la cuchara y los zumos antes de los 4 o 5 meses. En cualquier caso nosotros lo recomendamos porque el éxito en la introducción de las papillas para comer con cuchara posteriormente es mucho más elevado que si el niño no conoce el utensilio 'cuchara' hasta que no tiene 4 o 5 meses, momento en que ya tiene mucho más claro lo que le gusta y no le gusta, tiene más personalidad, y por lo tanto es más dificil llevarle 'la contraría' o inducirlo sutilmente a una cosa que no conoce ... siempre tenemos que recordar que los zumos a esta edad los hemos evitar en niños prematuros y/o los que tengan antecedentes familiares de alergia, para evitar sensibilizaciones de forma precoz.