martes, 27 de septiembre de 2011

Lentejas con quinoa real


Las lentejas han de estar presentes al menos una vez por semana. Esta vez usaremos las lentejas 'pardinas' las pequeñas de siempre o también las 'amicia dupuy', que también son pequeñas, pero algo verdosas y con pintas negras.  Hemos de saber variar su presentación y que esta sea atractiva para los niños.   A menudo los adultos consideramos que unas buenas lentejas sin chorizo o jamón no pueden estar ricas y nos equivocamos… a los niños les gustan las lentejas básicas sin tropezones, chorizos ni tacos de jamón… En esta ocasión para hacerlas diferentes las combinaremos con quinoa y para darle cremosidad añadiremos un poco de Philadelphia Light (unas porciones de Caserío Light también sirven).  Este guiso es adecuado para iniciar a los lactantes al consumo de legumbres cuando están saliendo de la etapa de comer todo triturado.  


La quinoa es un grano, el llamado grano de los Andes, aunque se le clasifica entre los cereales no lo es propiamente pues pertenece al genero de las espinacas, al ser una semilla se cocina como los cereales de ahí su parecido, no contiene gluten y es un alimento con alto valor biológico porque lleva todos los aminoácidos esenciales.  Es muy rico en hierro, magnesio y calcio.  Es poco conocido y su uso se esta expandiendo en los últimos 10 años, a pesar de todo es difícil de encontrar en los canales de alimentación ordinarios, si lo queréis usar deberéis buscarlo en comercios de alimentación especializados tipo Marsan.

El truco de estas lentejas esta en usar dos CACITOS DE CALDO DE CARNE PARA COCINAR de Knorr.  Se trata de un fondo de sofrito y caldo de carne, con unos contenidos de grasa mínimos, y una elaboración natural sin aditivos ni conservantes.   El toque gustoso que nos facilita vale la pena aprovecharlo, pues para obtener algo similar hecho por nosotros necesitaríamos muchas horas de cocina.  Así que leed la composición y no tengáis prejuicios a la hora de echar mano de productos que como este nos dan un sabor extra al plato sin tener que recurrir al hueso de jamón, a la morcilla o al chorizo.   Al final nuestro objetivo es que las lentejas sean apetitosas.  Con esta base lo conseguimos sin más. 



Componentes
para 4 raciones de NP o NG, si es para PA o AD contad que con estas cantidades saldrán tres raciones.

250 grs. de lentejas pardinas
100 grs  de quinoa
  2 cacitos de caldo de carne para cocinar de Knorr
40 grs. de aceite de oliva
60 grs de Philadelphia Light (una cucharada sopera por ración)

Preparación

Dejamos la noche anterior las lentejas en remojo.   Echamos a hervir las lentejas y los dos cacitos de caldo de carne, en  agua que las cubra (la misma cantidad de agua que de lentejas) durante 20 minutos a fuego lento. Seguidamente añadimos la quinoa.   A los 20 minutos tendremos el plato preparado, solo hace falta añadir el aceite de oliva y dejar que se fundan los 60 grs. de Philadelphia Light.  Así de sencillo.